Tags:

La Mesa del Chef, en el Buffet del Bellagio

Gastronomia

Cuando uno piensa en un buffet, y más aún en el de un hotel, lo primero que le viene a la mente es una larga e interminable fila de platillos que se imaginan baratos y hechos en producción masiva sin sazón y un verdadero encanto, si, pero no todos los buffets son iguales, y el del Hotel Bellagio en Las Vegas, ha sido catalogado como uno de los mejores, no solo en esta ciudad, sino en todo el mundo.

Y no conformes con lo extraordinario que es por si mismo, el Chef Ejecutivo Edmund Wong, ha creado una experiencia exclusiva y totalmente diferente a través de La Mesa del Chef, esa que generalmente se encuentra solo en grandes y lujosos restaurantes, para beneplácito de quienes adoramos esos momentos íntimos y muy sibaritas en los lugares que visitamos.

La Mesa del Chef en el Buffet del Hotel Bellagio, se encuentra ubicada en un área reservada del resto del salón comedor, pero estratégicamente colocada, cerca de los aparadores donde uno puede disfrutar de todo lo que el Buffet ofrece, pero además incluye un menú creado específicamente para los comensales que reservan para este espacio en el restaurante.

Mientras esperábamos a que llegaran las entradas que forman parte de las cartas de menu de restaurantes de degustación, optamos por unos ricos cocteles, para mi un Bellagio Cocktail y para no quedarme con el antojo, otro más llamado Bella Peach, ambos realmente muy buenos, creo que Las Vegas es el único lugar donde no puedo evitar pedir cocteles a donde quiera que voy, porque pareciera una competencia entre los sitios para mostrar cual es el mejor, y claro, el ganador es uno que se los toma.

Para comenzar llego hasta la mesa un platón con unos bocadillos variados, banderillas con queso, aguacate, pimientos, verduras rostizadas y salami; canapes de huevos con un toque de tocino, y otros más con queso y frutos secos.

El segundo platón contenía una selección de carnes frías al estilo italiano con prosciutto, queso y aceitunas verdes y negras. Todo voló en un santiamén, y casi sin darnos cuenta, eso habla de lo rico que estaba todo porque no es que hubiéramos llegado muertos de hambre, es que en verdad todo estaba delicioso.

Como segundo tiempo de entradas, un plato con tres diferentes tipos de caviar y acompañamientos, este es uno de los elementos que hacen diferente a este buffet, porque uno tiene la posibilidad de probar platillos que generalmente se sirven en un restaurante a la carta menu de restaurantes, y mientras nos debatíamos cual era el favorito, unas copas llenas de burbujeante champagne se presentaban frente a nosotros para acompañar este manjar.

El tercer tiempo incluye una selección de quesos artesanales de diferentes intensidades, texturas y sabores, que se acompañan con miel, frutos secos y frescos como uvas, almendras y nueces.

Me gusto que las porciones eran vastas sin ser grotescas, y es que aquí la finalidad es que los comensales probemos de todo sin sentir que ya no podremos llegar hasta el final del camino. Para este momento llego a la mesa un Cabernet Sauvignon de Napa Valley que iría perfecto con el siguiente plato.

Un enorme, precioso y delicioso trozo de carne, un Ribeye Cowboy que me hizo salivar tan solo de verlo. Presentado en un termino perfecto (medio, siempre debe ser medio, lo siento para los que piden la carne sobre cocida, eso no permite disfrutar de los verdaderos sabores de ese tipo de cortes) y acompañado de una extensa variedad de guarniciones.

El gran final fue un Fondue de chocolate blanco y obscuro con frutos frescos, me gusto que el chef pensara en algo divertido pero tampoco tan pesado.

Definitivamente la experiencia de La Mesa del Chef, en el Buffet del Hotel Bellagio, nos cambia la perspectiva de un buffet, y sin duda se ha colocado entre mis momentos favoritos en la ciudad de Las Vegas.

Tag: cartas para restaurantes